El ministro de Defensa de Ucrania, Oleksii Réznikov, ha confirmado este jueves que el Ejercito de su país se está preparando para una contraofensiva contra los atacantes rusos, lo que incluye el entrenamiento de las tropas y evaluar cómo «proveer el material militar que llega de nuestros aliados».

Réznikov hizo esas declaraciones en una comparecencia ante la prensa tras reunirse con su homólogo griego, Nikos Panagiotópulos, en Atenas, donde se encuentra de visita mientras en Ucrania las fuerzas rusas han pasado a la ofensiva en el Donbás y tratan de controlar «por completo» la ciudad de Bajmut.

Aunque según los medios griegos el propósito de la visita de Reznikov a Atenas era pedir más ayuda militar al Gobierno heleno, ninguno de los dos ministros se refirió a este extremo durante su comparecencia ante la prensa. Réznikov se limitó a agradecer a Panayotópulos el equipamiento militar ya enviado.



Antes de este encuentro Grecia había dejando claro que no iba a entregar a Kíev tanques Leopard, ya que el país los necesita para su estrategia de defensa.

A finales de 2022 Grecia envió a Ucrania cuarenta vehículos de combate de infantería BMP-1, de construcción soviética, en el marco de un acuerdo rotatorio con Alemania , que por su parte envió 40 tanques tipo Marder a la nación helena.

Réznikov señaló que su país aspira a seguir cooperando estrechamente con Grecia también después de la guerra y recalcó que este país podría ayudar a Ucrania a desarrollar “su capacidad naval”, dada su gran experiencia en la náutica y la marítima.

Por su parte, Panayotopulos recordó que Grecia se ha sumado a todas las sanciones contra Rusia “pese al coste para la economía” helena, y condenó por una vez más inequívocamente la “cruel guerra” desatada por la invasion rusa de Ucrania.